Ministerio de Cultura realiza honras fúnebres por Patricia Ascuasiati

Actualidad


Milagros Germán, ministra de Cultura y Mario Lebrón, director general de Bellas Artes, rinden la primera guardia de honor (Foto: Alfonso Quiñones)

El sarcófago con los restos de Patricia Ascuasiati fue llevado esta mañana al Palacio de Bellas Artes, en cuyo lobby principal fue expuesto, ante la presencia de numerosas personalidades de la cultura dominicana, encabezados por la ministra de Cultura Milagros Germán.

Miembros del Ballet Nacional Dominicano, del Ballet Folklórico, de Danza Contemporánea, así como de la Compañía Nacional de Teatro, entre otras destacadas personalidades de las distintas manifestación del arte, acompañaron a familiares de la fallecida artista.

En el acto, Mario Lebrón, director general de Bellas Artes, habló a nombre de las instituciones culturales. En sus palabras resaltó el recorrido artístico de la bailarina, coreógrafa, poeta, artesana, actriz, guionista y productora, cuyos restos serán cremados.

La primera guardia de honor fue realizada por la ministra junto a a Lebrón y la segunda por los viceministros Giovanny Cruz y Gamal Michelén. Mientras la tercera la honraron las maestras Imgard Despradel y Miriam Bello, así como Marianella Sallent ex directora del Ballet Nacional Dominicano.

Visiblemente afligida, Milagros Germán, recordó los comienzos juntas. «Hoy estamos aquí para rendir homenaje a Patricia Ascuasiati, y rendimos homenaje por todo lo que dejó en nosotros», y alabó su sentido del compromiso, de la sensibilidad y de la solidaridad. Refirió sus orígenes familiares y cómo siempre se sintió orgullosa de ellos. «Para todos fue una compañera querida, ejemplar. Para el país, una artista agradecida a sus raíces, a su talento… Hoy su vida, en este Palacio que fue su casa, pasa ante nosotros como una película».

En las honras también habló su hermano Alejandro Ascuasiati, el menor de su familia, arquitecto y escenógrafo, quien lamentó que se recordara con llanto cuando debería recordarse con sonrisas. «En el fondo detrás de la congoja está la sonrisa, porque es la celebración de la vida».

Y sí, hubo llantos, congoja, lamentos en el adiós a la querida artista, pero también fue recordada con danza, en un maravilloso performance con los miembros de la compañía del Ballet Nacional Dominicano. Y en una cerrada ovación, cuando sus restos fueron devueltos al coche fúnebre.



Source link