El Despacho de Primera Dama, institución con el sello de doña Rosa

Actualidad


Doña Rosa Gómez de Mejía fue la creadora del Despacho de la Primera Dama y su gestión siempre ha recibido reconocimiento.
Ex primera dama falleció el pasado lunes a los 82 años por un infato

La recién fallecida ex primera dama de la República, doña Rosa Gómez de Mejía, a su paso de cuatro años por el Estado (2000-2004), dejó su impronta social, pero si algo marca para siempre su llegada al Palacio Nacional junto a su esposo, el expresidente Hipólito Mejía, fue su visión de darle carácter institucional a la labor que realiza la figura de la primera dama. Es así como surge el Despacho de la Primera Dama como institución adscrita a la Presidencia de la República, en el año 2000.

En un documental sobre las primeras damas que realizó la comunicadora Jatnna Tavárez, doña Rosa contó que la idea le surgió de un viaje que hizo a El Salvador y que congregó las primeras damas de Centroamérica.

“De ahí vine con la certeza de que había que tener algo que fuera institucional para que el despacho pudiera abrirse campo. Los trabajos que teníamos que hacer, teníamos que tener de dónde lanzarlos. Creí que la primera dama debía tener un espacio para poder trabajar”, explicó en el referido reportaje.

El presidente Mejía emitió el decreto 741-00 el 10 de septiembre del año 2000, dando origen a la institución.

“El Despacho de la Primera Dama de la República Dominicana es una instancia técnico administrativa de la Presidencia de la República, de acuerdo al Decreto No. 741-00 de fecha 10 de septiembre de 2000, que crea el mismo, con el objetivo de apoyar los planes, políticas públicas, proyectos e iniciativas que desarrolla el superior Gobierno”, señala el decreto que fue dejado sin efecto por el presidente Luís Abinader.

En sus inicios la entidad era conocida como (Depridam), y tenía el objetivo de ser una instancia “ágil eficiente que en lugar de duplicar y sustituir las atribuciones y acciones de las instancias sectoriales del Estado, realizará las coordinaciones necesarias, fungiendo de entidad de enlace con las instituciones gubernamentales y no gubernamentales en materia de bienestar social”.

Como a la fallecida esposa del expresidente Mejía, le tocó definir las características de esa institución, trazó como misión: “Apoyar, impulsar y ejecutar acciones que logren el desarrollo integral de la familia, priorizando en el fortalecimiento de las acciones de las entidades gubernamentales y asociaciones privadas para fomentar el desarrollo humano normativo y funcional de los niños, niñas y adolescentes, especialmente aquellos que no han podido tener las condiciones idóneas para superar las limitaciones encontradas en sus procesos evolutivos”.

También trazó el objetivo de propiciar el desarrollo cultural en la infancia; fomentar programas de equidad de género, protección a la mujer desvalida y de prevención y atención a la violencia familiar; así como impulsar programas de ayuda a los envejecientes.

Los valores de la institución quedaron definidos en cinco conceptos: vocación de servicio, trabajo en equipo, liderazgo y humanismo integral.

En la idea original de doña Rosa sobre el Despacho de la Primera Dama no sería ejecutor, sino mediador y coordinador a través de las diversas instituciones del Estado.

Uno de los primeros proyectos que puso en marcha doña Rosa Gómez de Mejía fue el concierto benéfico que organizó titulado: “Cuatro Lunas en Palacio”, presentado por el cantante Julio Iglesias, en el salón Las Cariátides, del Palacio Nacional, con un costo de 25 mil pesos por pareja. Los recursos que se recaudaron de ese evento, por un monto de 15 millones de pesos, fueron destinados a obras de bien social de la primera dama de la nación.

La labor social de la gestión de doña Rosa se centró en la educación en apoyo a los politécnicos del Gran Santo Domingo y provincias como Dajabón. Durante su gestión el Despacho también desarrolló una intensa agenda internacional y se celebró en el país en el 2003 la Conferencia de primeras damas, esposas y representantes de jefes de Estado y de gobierno de las Américas.

Doña Rosa Gómez de Mejía nació en el 1940 y contrajo matrimonio con Hipólito Mejía en 1964. En el año 2000, se convirtieron en la pareja presidencial, tras Mejía ganar la Presidencia de la República en los comicios de ese año.

El museo Trampolín es la obra más simbólica de 4 años de gestión de doña Rosa.

¿Cómo surge la obra más simbólica de doña Rosa?

En el reportaje con Jatnna Tavárez, doña Rosa reveló que la idea de crear el museo infantil Trampolín, la trajo de Costa Rica. “Ese museo para mí es algo maravilloso, fue una creación de haber estado en Costa Rica, y vi el museo que ellos tienen para la niñez, de esto se puede hablar mucho, mucho, mucho, de cómo se le fue dando cuerpo a la idea del museo”, contó en entrevista. “Hoy por hoy invito a que lo visiten, porque es algo que nos llena de alegría y de orgullo, porque las tareas que se hacen en el museo son todas para hacer crecer la niñez, y reciben la información jugando. Es algo maravilloso”, expresó doña Rosa. La ex primera dama confesó que los últimos dos años de su gestión dedicó la mayor parte de sus esfuerzos a dejar esa obra destinada a la niñez. Antes de su fallecimiento, fue el último lugar que visitó.



Source link