Economista afirma eventual crisis alimentaria mundial no afectaría a RD

Actualidad


 

Santo Domingo – El economista Rafael Espinal declaró este lunes que es casi inminente que a nivel mundial se produzca una crisis alimentaria, provocada por los efectos de la pandemia y los altos precios del petróleo en el mercado internacional, como consecuencia de la guerra entre Ucrania y Rusia.

Sin embargo, precisó que en el caso de la República Dominicana existe una economía resiliente con capacidad de subsistencia para evitar la crisis alimentaria, sobre todo por la facilidad de producir una amplia gama de alimentos de consumo básico.

“Y eso garantiza que por lo menos hambruna no habrá. Podrá haber una situación de encarecimiento de algunos productos básicos, pero no llegará a la crisis alimentaria”, argumentó al ser entrevistado en Despierta con CDN.

El especialista sostuvo además, que el consumo en la República Dominicana se ha mantenido alto a pesar de la crisis, lo que podría estar asociado, según su criterio, al subsidio del Gobierno a sectores vulnerables, las remesas y el turismo, incluyendo los dominicanos residentes en el exterior que vienen al país.

Asimismo, afirmó que en el país existe un exceso de demanda y poca oferta, lo que a su juicio ha provocado un aumento de precios en los productos básicos. Sin embargo, indicó que el Banco Central y el Gobierno están tratando de detener este fenómeno por la vía monetaria.

Explicó que para lograr este propósito, las autoridades decidieron poner la moneda en circulación y subir las tasas para que los ahorrantes, en vez de gastar el dinero, abran un certificado financiero con el fin de ganarse entre un 6% y 7% con el aumento de las tasas.

BCRD tiene reserva histórica

En relación a la estabilidad de la tasa de cambio, indicó que el Banco Central tiene las reservas internacionales más altas de la historia dominicana. Y añadió: “Más de 14 mil millones de dólares en reserva, con lo cual puede enfrentar hasta siete meses de importaciones. Lo normal es de 3 a 4 meses”.

En este sentido, sostuvo que el Banco Central tiene el doble de las reservas, con lo cual interviene en caso de que exista necesidad en el mercado para mantener estable la tasa de cambio.

Además, indicó que mantener la tasa de cambio es vital para la República Dominicana. “Es como los glóbulos rojos, si eso se altera se afecta todo el organismo”, agregó, tras asegurar que los precios en el país se fijan a partir de la tasa de cambio.   

Puntualizó que la inflación en el país no es mayor debido a la política implementada por el Banco Central de abastecerse de reservas durante la crisis, para tener capacidad de maniobra en momentos donde la presión de la inflación está generando cambios en la política monetaria. “Estamos en un panorama de día a día”, dijo.

Preguntado de la factibilidad o no de retirar los subsidios del Gobierno a las personas de mayor vulnerabilidad por falta de sostenibilidad y su efecto en la delincuencia, respondió que los empleos se han restablecido a niveles similares de los que teníamos anterior a la pandemia.

Sin embargo, afirmó que cada año ingresan al mercado laboral unas 40 y 50 mil personas, en su mayoría jóvenes. “Pero los niveles de empleos se han restablecidos”.

La delincuencia

El experto en economía y finanzas, consideró que la delincuencia no se asocia a un problema de subsistencia, sino más bien al tráfico de drogas y una juventud que quiere cosas que no tiene. “Desde los tenis Jordan hasta las últimas cadenas de David Ortiz”.

En este orden de ideas, reveló que en Intec han realizado estudios de la realidad social que se vive en los barrios, sobre todo en el casco urbano del Gran Santo Domingo, como Los Mina, Sabana Perdida y otros sectores.

Aseguró que la delincuencia en esos sectores se mueve muy vinculada al microtráfico  de narcóticos, por lo que, el economista considera que el problema no tiene que ver con si reciben o no los subsidios del Gobierno.

 “Usted no ha visto una ama de casa asaltando un colmado, ni un padre de familia decente que se desespere y salga a romper una vitrina”, alegó, tras reiterar que esa delincuencia está muy ligada a una “economía subterránea muy fuerte, que es la economía del micro tráfico de drogas”.

No obstante, el especialista reconoció que eso forma parte del sustento del crecimiento económico que ha registrado la República Dominicana en los últimos años.

Impacto de la guerra en crisis alimentaria

Preguntado del impacto de la guerra entre Rusia y Ucrania, declaró que ante una situación de incertidumbre mundial y la disminución de las transferencias, una de las mejores vías para sostener los niveles de consumo en la República Dominicana, es la transferencia o remesas que envían las personas residentes en el exterior.  

Sin embargo, explicó que si la economía norteamericana entra en crisis, las remesas disminuyen, provocando efectos nocivos en las familias dominicanas.

Por tanto, estimó que si la crisis mundial se prolonga, aumentarán los niveles de pobreza en el país, ya que República Dominicana tiene una gran franja vulnerable.

En este sentido, el especialista dijo que el Gobierno debe mantener la política de llevar alimentos a las zonas más vulnerables del país, así como intensificar la inversión en los productos agrícolas, para evitar una crisis alimentaria futura.  

Aunque favoreció la política de endeudamiento para mantener el crecimiento económico, estimó que al menos dentro de 3 años habrá que producir un reajuste fiscal,  con el propósito de aumentar la capacidad de pago.

Asimismo, se mostró de acuerdo con que el Gobierno convoque el Gabinete Económico, ante el incremento de los precios del petróleo en el mercado internacional, por el efecto en las finanzas públicas y para ver cómo enfrentar esta coyuntura.

Indicó que el déficit proyectado para este año no podrá cubrirse, por lo que, según expuso, habrá que tomar medidas que bien podrían ser colocación de bonos en los mercados o disminución del gasto público.

“Normalmente cualquier disminución del gasto público en un presupuesto, como el dominicano, es muy sensible y prácticamente como una camisa de fuerza, porque tiene una nómina, subsidios y 4 por ciento de la educación, es muy flexible”, planteó.

Incremento del  déficit en el mundo y crisis alimentaria

Sostuvo que todas las economías mundiales, incluyendo las más desarrolladas, están incrementando el déficit, debido a que se trata de una situación de crisis mundial que no puede ser controlada con una restricción del gasto.

Y, añadió: “Si tú disminuyes el gasto, sobre todo el de inversión, de una manera brusca, entonces generas una contracción económica. Estamos ante un juego de variables que debe hacer el Gobierno y los economistas con mucha prudencia”.

Asimismo, indicó que la pandemia y la guerra han disparado la inflación en América Latina y El Caribe, pero la que verdaderamente afecta a los dominicanos es la que se produce en Estados Unidos. “Por eso, lo que ocurre en ese país en materia económica es vital para el país”.

Recordó que desde 1981 en Estados Unidos no existía una inflación tan grave, como la que tienen en este momento. “Eso indica que para la RD hay una transferencia de la crisis”.

No obstante, señaló que a pesar de la crisis el flujo turístico se ha mantenido, las exportaciones de zonas francas se han mantenido; mientras que el flujo de remesas espera lograr poco menos de 10 mil millones de dólares.

En este orden, sostuvo que en medio de la crisis, la economía dominicana es muy resiliente, sólida y diversificada. “Siempre hago énfasis en que tenemos una maravillosa economía tal vez muy mal administrada”.

El mito del economista

Aunque reconoció que los economistas tienden a crear mitos que imposibilitan que se pongan de acuerdo, expresó que hay un cierto riesgo de una estanflación hacia el futuro “o disminución del PIB mundial e incremento de los precios”.

“Lo de la estanflación es todavía una posibilidad a futuro, porque hay economías sólidas, como la China y La India, que son motores de la economía mundial. Por eso no creo que en la actual situación esa estanflación se produzca a nivel mundial, porque son economías emergentes que tienen mucho de donde crecer”, comentó.



Source link