¿Cuáles fueron los motivos del alevoso asesinato de Goyito?

Actualidad


Gregorio García Castro (Goyito)
Gregorio García Castro (Goyito)

Aquel 28 de marzo de 1973, Gregorio García Castro (Goyito) estaba en el parqueo del periódico Ultima Hora, del cual era Jefe de Redacción, cuando de repente varios desconocidos intentaron llevárselo a la fuerza del lugar.

Eran alrededor de las 9:00 de la noche cuando se escucharon los tres disparos que le cegaron la vida debido a su férrea resistencia a su intento de secuestro. Su cuerpo yacía en el pavimento y la sangre recorría las aceras y parte de los contenes de la calle Las Mercedes, casi esquina José Reyes.

Su muerte no ha sido resuelta del todo ya que nunca hubo una versión oficial de los posibles motivos de su asesinato. Sin embargo, han gravitado hipótesis y teorías de las verdaderas razones de aquel fatídico suceso.

Versiones en torno al crimen

En su libro “Memorias de un Cortesano…”, el extinto presidente Joaquín Balaguer asegura que desde su Gobierno nunca se ordenó el crimen ya que Goyito, incluso, había sido uno de los fundadores del Partido Reformista, a pesar de que en su columna “En un tris”, era un crítico de sus políticas.

Balaguer, en su obra, atribuye el asesinato de manera sutil a la pugna militar entre los grupos que encabezaban los generales Neit Nivar Seijas y Enrique Pérez y Pérez.

Esa aseveración es confirmada por el periodista Juan Bolívar Díaz, quien siempre ha afirmado que a Goyito lo asesinaron porque “llevaba más de tres años denunciando los desmanes y crímenes de la banda terrorista auspiciada por el sector más duro del balaguerismo militar policíaco y terminó siendo víctima de la lucha de poderes entre los grupos que encabezaban los generales Enrique Pérez y Pérez y Neit Nivar Seijas”.

De acuerdo a Bolívar Díaz, siempre ha sido un error el vincular ese vil crimen con la publicación de la entrevista que él hizo a Toribio Peña Jáquez, miembro del núcleo guerrillero encabezado por la figura histórica de Francisco Caamaño Deñó, que desembarcó por Playa Caracoles, Ocoa, al comenzar febrero de ese año para combatir la cuasi dictadura de Joaquín Balaguer.

“En sus últimos años Goyito militó en la defensa de los derechos de asesinados, perseguidos, presos o exiliados. Como mantuvo la amistad con el general Nivar Seijas, cabeza del otro grupo que se disputaba la hegemonía policíaco-militar del régimen, pudo haber sido víctima de esa lucha de poderes”.

Otras hipótesis

El extinto periodista César Medina, quien estuvo en el periódico Ultima Hora aquella fatídica noche, describió en uno de sus artículos publicados en Listín Diario que en los últimos 40 años siempre se habló de una instancia política reformista, paralela al balaguerismo, que pudo haber alentado el asesinato, pero nadie jamás presentó evidencias creíbles.

“Incluso, hay quienes conjeturan que el asesinato de Goyito pudo haber tenido origen en un comentario de televisión suyo en relación a intimidades de una prestante familia militar”, escribió.

Según Medina, Goyito sabía que lo iban a matar porque así lo había revelado a sus compañeros de redacción.

“Goyito jamás ignoró que el crimen le alcanzaría… Siempre tuvo conciencia de su jerarquía e influencia social…”.

La investigación de una comisión de alto nivel designada por el propio Balaguer para pesquisar el crimen, concluyó en que los ejecutores del asesinato de Goyito fueron el teniente Juan María Arias Sánchez y los cabos Milton de la Cruz Lemus y José Rafael Pérez Pereyra. Arias Sánchez murió de muerte natural en la cárcel de La Victoria, donde estaba por otro crimen.

Arias Sánchez vestía de civil cuando mató a Goyito, pero tras el crimen se puso su uniforme de oficial y volvió al escenario a “investigar” el hecho. En algunas de las fotos que se tomaron aquella noche aparece Arias Sánchez uniformado observando el cadáver entre numerosos de sus compañeros.

Preguntas sin respuestas

¿Quién ordenó a Arias Sánchez asesinar a Goyito?  ¿Qué motivó ese día el retraso de Goyito en su mesa de trabajo más allá de lo acostumbrado? ¿Por qué salió de la Redacción del periódico como si anduviera apresurado, dejando sus llaves de escritorio, de su casa y otras pertenencias personales que usualmente siempre portaba?

 



Source link