Anexo final de Enero 1962 – Lista de las víctimas de la matanza del Parque Independencia

Actualidad


MUERTOS

Eugenio Sanz García:
Empleado público, residía en la número 61 de la calle 19 de Marzo, a unas cuantas cuadras del lugar de los sucesos principales.
José Pío Varona:
Conocido sastre de Santo Domingo y Secretario del Partido Nacionalista Revolucionario. Habíase presentado al parque atraído por las bocinas. Decidió regresar a su negocio, cuando la llegada de los tanques le hizo cambiar de opinión. Su muerte, en medio de la tragedia provocada por la matanza, conmovió la sociedad.
Nelson Darío Caminero:
Joven estudiante, hermano del oficial de la Marina de Guerra, Francisco Rivera Caminero, quien luego sería jefe de Estado Mayor del cuerpo y desempeñaría otros altos cargos militares. Su muerte trastornó al joven oficial Francisco Amiama Castillo, a quien se encomendó, después del golpe de Rodríguez Echavarría, aplicar la censura de prensa.
Oscar Álvarez Lachapelle:
Ingeniero de profesión, primo hermano del teniente Lachapelle Díaz. Su madre, Adriana Lachapelle, era hermana de Luis, padre del oficial. Su padre era Rosendo Álvarez, de nacionalidad española, un comerciante adinerado. Otro hijo suyo hermano de Oscar, Rosendo Álvarez Lachapelle, llegaría a ser después jefe de la policía.
José Rafael Cruz Salcedo:
Abogado, quien falleciera horas después en la Clínica Abel González, trs cuadras al oeste del Parque Independencia.

HERIDOS:

Hubo más de 20 en el tiroteo. La cifra nunca pudo ser precisada debido a la ola de incidentes que en toda la ciudad desató la matanza, con más bajas. Los heridos fueron atendidos en diferentes clínicas privadas y hospitales públicos. De sus registros del día y de los informes periodísticos de los acontecimientos pudo sacarse en limpio la relación siguiente:
José Higinio Rosado, Carlos Vincent, Clemente Ortiz, Manuel Ernesto Vicioso, Aquiles González, César Aníbal García, Prudencio Hernández Feliciano, Jesús Rodríguez, doctor Rafael Camasta, Aquiles Gonzalvo, Manuel E. Peguero, Manolete, Cáceres, Deportista, ex pelotero profesional, Ana Dolores Gómez, Luis Guzmán, de 17 años; doctor Néstor Basora Puello, José Ángel Pichardo, Carlos Manuel Báez, Ernesto Feliz Carlson, María Ney Ramírez, Abraham Machuca y Luis Manuel Santiago.
Esta lista es incompleta. Los hospitales atendieron a una enorme cantidad de heridos de bala que no revestían gravedad y por tanto fueron despachados de inmediato. Los nombres de la mayoría de ellos no fueron registrados.

2
QUE HA SIDO DE LOS PERSONAJES
PRINCIPALES QUE APARECEN
EN ESTE LIBRO

CIVILES:
AMIAMA TIÓ, FERNANDO:
Hermano de Luis. Fue sometido a torturas por la policía represiva después de la muerte de Trujillo, al ser detenido por complicidad en la trama. Ha ocupado altas posiciones oficiales, entre ellas las de canciller y Secretario de Estado de Trabajo y Sin Cartera bajo los gobiernos democráticos de Balaguer a contar de 1966. Electo diputado en 1986. Es una respetable figura nacional.

AMIAMA TIÓ, LUIS:
Uno de los sobrevivientes del complot que culminó con el asesinato del dictador Trujillo, llegó a ser por más de 20 años una figura política importante. Por su participación en el “tiranicidio” recibió el título de “héroe nacional” y el rango de general. Ocupó distintas posiciones públicas. Su muerte acaeció en diciembre de 1980.

BALAGUER, JOAQUIN:
La personalidad más influyente en la historia de los últimos 50 años. Después de su exilio en 1962 regresó al país en 1965, a pesar de un impedimento en su contra, al empeorarse el estado de salud de su madre. Se quedó en el país y fue candidato en las elecciones celebradas al año siguiente, las cuales ganó por amplio margen de votos frente al ex Presidente Juan Bosch. Fue electo en 1970 y 1974, pero perdió un intento de reelección para un cuarto período, frente al candidato del PRD, el hacendado Antonio Guzmán. Fue nuevamente candidato en las elecciones de 1982, en las que salió derrotado por el candidato del PRD, Salvador Jorge Blanco, pero ganó espectacularmente los comicios de 1986, en lo que se considera el más sensacional retorno político de la historia nacional. El sello de su poderosa personalidad aparece en infinidad de facetas de la vida pública dominicana. Al momento de publicarse este libro, se aproxima al final de la mitad de su mandato con una aceptable popularidad, a pesar de los graves problemas económicos y el alza en el costo de la vida. Una crónica enfermedad, Glaucoma, lo dejó virtualmente ciego en 1977. El pueblo lo eligió en 1986 consciente de sus limitaciones y su avanzada edad: 79 años.

BOGAERT, HUBERTO:
Después del golpe contra la Junta Cívico-Militar que encabezó durante 48 horas, se retiró a sus actividades profesionales y no tomó jamás parte en cuestiones políticas. Murió algunos años más tarde.

BONNELLY, RAFAEL F.
Servidor de Trujillo. Después del contragolpe encabezó el Consejo de Estado hasta la celebración de las elecciones, en diciembre de ese mismo año, las primeras verdaderamente democráticas y libres y que fueron ganadas por Bosch. En su gestión interina sorteó enormes dificultades de toda índole. Fue una figura controversial, pero sus aportes al proceso de institucionalización democrática están fuera de toda duda. Murió a la edad de 75 años el 28 de diciembre de 1979, alejado de las actividades partidarias.

COMO LUCIAN LOS PRINCIPALES
PERSONAJES QUE TOMARON PARTE
EN LOS ACONTECIMIENTOS
NARRADOS EN ESTE LIBRO

BOSCH, JUAN:
Intelectual y político, fue electo Presidente en las elecciones organizadas por el Consejo de Estado en diciembre de 1962. Derrocado siete meses después por un golpe militar, fue obligado a marchar al exilio. Una revuelta militar, que derivó en una sublevación popular, a favor de su retorno a la Presidencia, provocó a finales de abril de 1965 una intervención militar de los Estados Unidos. Regresó ese mismo año al país y fue candidato a las elecciones auspiciadas por la OEA en 1966, siendo derrotado por Balaguer. Ha sido, sin éxito, candidato en otras elecciones. Se separó del PRD en 1973, tras la crisis interna provocada por el desembarco guerrillero de Francisco Caamaño y fundó el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), de orientación marxista.

FIALLO, VIRIATO A.:
Candidato por UCN en las elecciones de 1962, que perdió frente a Bosch. Nunca se recuperó políticamente de ese revés. Siguió siendo una figura patriarcal, muy representativa pero de menguante significación política, hasta su muerte el 4 de octubre de 1983.

HERRERA, FABIO:
Diplomático y burócrata de vasta experiencia, ha prestado servicios a la nación en diferentes posiciones desde los acontecimientos de 1962. Al momento de publicarse este libro era subsecretario de Estado de Relaciones Exteriores.
IMBERT BARRERA, ANTONIO:
Sobreviviente, con Amiama Tió, del complot en que fue asesinado Trujillo. “Héroe Nacional”, como aquel, también se le concedió el rango de general advitam. En el conflicto de 1965, encabezó una de las facciones en pugna, que enfrentó a las fuerzas constitucionalistas que intentaron reponer a Bosch en la Presidencia. Su facción, respaldada por las tropas interventoras, firmó finalmente un acta de paz que puso fin a las hostilidades. Al entrar en prensa este libro fue destituido del cargo de secretario de Estado de las Fuerzas Armadas. Tenía el rango de teniente general.

ORNES, GERMAN E:
Abogado y periodista, es propietario de El Caribe. Fue Presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

PEREZ SANCHEZ, MONSEÑOR ELISEO:
Abandonó la vida pública después que el Consejo de Estado entregara el poder al presidente electo Juan Bosch, el 27 de febrero de 1963. Fue arzobispo de Santo Domingo y en su tiempo la figura más importante de la Iglesia Católica Dominicana. Murió el 30 de junio de 1979, a los 91 años de edad.

PACHECO, ARMANDO OSCAR:
Diplomático de carrera, escritor y poeta, sirvió a su país en diferentes misiones en el exterior y desde distintas posiciones en la cancillería hasta su muerte el 9 de julio de 1983.

PACHECO, NICOLAS E.:
Se consagró al ejercicio de su profesión como médico cardiólogo, después que Bosch asumiera el poder de manos del Consejo de Estado. En el proceso electoral de 1986, en que resultó vencedor el ex presidente Balaguer, jugó un papel importante como miembro de una comisión de Notables encargada de supervisar la limpieza de los comicios y el conteo posterior de sufragios. Hoy vive retirado en medio de la estimación pública y el afecto de sus amigos, estudiando el ajedrez, que fu siempre su pasatiempo favorito.

READ BARRERAS, EDUARDO:
Siguió el ejercicio de su profesión de abogado, en la que obtuvo altos reconocimientos. Fue presidente de la Liga Dominicana de Béisbol Profesional y juez de la Suprema Corte de Justicia. Murió el 30 de julio de 1981.

REID CABRAL, DONALD:
Ha gravitado en los últimos 25 años en forma preponderante en la vida política nacional. Fue miembro del Consejo de Estado que sustituyó a Balaguer en 1962 y presidente del Triunvirato instalado tras el derrocamiento de Bosch en 1963. Derrocado por la revuelta de abril de 1965, siguió activo en la política hasta mucho después, cuando ingresó en el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), de Balaguer, siendo un factor relevante en la campaña electoral que garantizó el retorno de ese líder al poder. Fue nombrado por éste secretario de Estado de Relaciones Exteriores (Canciller) en agosto de 1986, posición que ocupaba al editarse este libro.

SANCHEZ Y SANCHEZ, EUDORO:
Abogado y periodista, se dedicó a la vida política llegando a desempeñar altas funciones públicas durante las administraciones de Balaguer entre 1966 y 1978. Murió de un ataque cardiaco el 20 de noviembre de 1983.

TAVAREZ JUSTO, MANUEL AURELIO (MANOLO):
Presidente y líder del Catorce de Junio que abrazó el “castrismo”. Murió el 21 de diciembre de 1963, encabezando un brote guerrillero a favor del regreso a la constitucionalidad, tras el derrocamiento de Bosch.

MILITARES:

AMIAMA CASTILLO, FRANCISCO:
Considerado uno de los oficiales más brillantes de su generación, alcanzó el grado de contraalmirante y jefe de Estado Mayor de la Marina de Guerra, entre otros altos cargos militares. Fue puesto en retiro el 31 de julio de 1981. Vive dedicado a negocios particulares.

BAEZ BERG, FIDEL:
Fue retirado el 8 de junio de 1985, tras alcanzar el grado de mayor general y el cargo de Subsecretario de Estado de las Fuerzas Armadas. Ocupó después el cargo de Jefe del Ceremonial de la Presidencia. Vive dedicado a actividades privadas y administra la Casa España, el centro de recreación de la influyente y numerosa colonia española.

CUERVO GOMEZ, MANUEL ANTONIO:
Su carrera se vio afectada por los acontecimientos de enero de 1962. Reintegrado a las filas del Ejército por Balaguer en 1966, desempeñó casi todas las funciones en los mandos castrenses, hasta alcanzar el puesto más alto de Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas en los dos últimos años del cuatrenio, 1982-986. Tras su puesta en retiro, enfrentó cargos de corrupción por los que guardó alrededor de un año de prisión. Al momento de editarse este libro se encontraba en disfrute de libertad bajo fianza.

CHECO, MANUEL DE JESUS:
Hijo del general Rafael de Jesús Checo, alcanzó el rango de general de brigada. Fue puesto en retiro el 15 de junio de 1985. Hoy vive dedicado a negocios financieros como su padre.

CHECO, RAFAEL DE JESUS:
Puesto en retiro en 1962, por el Consejo de Estado encabezado por Bonnelly, fue reintegrado en 966 por Balaguer tras su primer regreso al poder. Fue de nuevo su ayudante militar y luego jefe de Estado Mayor del Ejército. Puesto en retiro a comienzos de 1979, se dedica a negocios financieros.

FERNANDEZ DOMINGUEZ, RAFAEL:
Participante en el arresto de Rodríguez Echavarría. Murió el 19 de mayo de 1965 en un intento de asalto al Palacio Nacional, durante le revolución que provocó la intervención militar norteamericana en abril de ese año. Fue uno de los líderes del movimiento que provocó la revuelta y se le consideraba como uno de los oficiales mejor preparados de las Fuerzas Armadas Dominicanas.

LACHAPELLE DÍAZ, HECTOR:
Escolta de Rodríguez Echavarría. Fue después uno de los líderes militares de la revuelta de 1965 que trató de reponer al ex presidente Bosch, derrocado casi dos años antes por un golpe militar. Enviado al exterior en misiones diplomáticas y en condición de suspenso como militar activo, estuvo fuera del país hasta que fuera reintegrado por Balaguer a comienzos de la década del 70. Ascendió al grado de mayor general y puesto en retiro a la temprana edad de 46 años en enero de 1986 por el entonces presidente Salvador Jorge Blanco, un día después de la muerte de su padre. Vive de actividades privadas.

MILLER CÉSPEDES, LUIS SEGUNDO:
Edecán militar de Bonnelly, alcanzó en 1981 el rango de general de brigada y el puesto de subjefe de Estado Mayor del Ejército, tras once años como coronel. Fue puesto en retiro el 28 de septiembre de 1982. Se dedica a negocios de impresión.

PERDOMO DEL ROSARIO, ELIO OSIRIS:
Murió en 1976 en un accidente automovilístico, siendo general activo del Ejército. Un campamento militar contiguo a la base de San Isidro lleva su nombre.

RODRIGUEZ ECHAVARRÍA, PEDRO RAFAEL RAMÓN:
Exiliado después del contragolpe del 18 de enero de 1962, jamás regresó a la vida militar activa. Vive dedicado por completo desde hace años a su finca sembrada de caña en la comunidad de guerra, a unos 18 kilómetros al noreste de Santo Domingo.

TRUJILLO, RADHAMÉS:
Hijo menor del tirano, Rafael Trujillo, de inmensa fortuna personal, ha radicado en Panamá, Costa Rica y Espapña en los últimos años. Sobre él pesa un impedimento de entrada.

TRUJILLO, RAFAEL LEONIDAS:
Gobernó con mano férrea el país por espacio de 31 años hasta su asesinato el 30 de mayo de 1961, en una emboscada en las afueras de Santo Domingo. Acumuló una fortuna inmensa y reprimió bárbaramente a sus opositores, asesinándoles o enviándoles al exilio. Los sucesos narrados en este libro tuvieron lugar apenas siete meses después de su muerte.

TRUJILLO, RAMFIS:
Hijo mayor y predilecto del tirano. Trató de conservar el poder tras el asesinato de éste, pero fue obligado a abandonar el país con el resto de sus familiares a mediados de noviembre de 1961. Murió años después en España en un accidente automovilístico. Llevó siempre vida desenfrenada.

VALDEZ VIDAURRE, ENRIQUE:
Alcanzó el grado de contraalmirante y puesto en retiro en el período constitucional 1978-82. Se desempeñó muchos años como jefe de los servicios de seguridad del gobierno, Dirección Nacional de Investigaciones (DNI).
VIÑAS ROMÁN, ELBYS:
Se le elevó al rango de mayor general y se le designó secretario de Estado de las Fuerzas ]Armadas tras el apresamiento de Rodríguez Echavarría. Pasó luego a retiro.

WESSIN Y WESSIN, ELIAS:
Llegó a ser una de las figuras principales de la guerra civil de 1965. Permaneció al lado de las Fuerzas opuestas a la reinstalación de Bosch en la Presidencia. Tras su retiro, años después, se dedicó a la política activa, fundando el partido Quisqueyano Demócrata (PQD), que le postuló varias veces sin éxito a la Presidencia. Tras oponerse a Balaguer, se convirtió en su aliado político. Al editarse este libro ocupaba el cargo de Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas.

QUE HA SIDO DE OTROS PERSONAJES
QUE APARECEN EN ESTE LIBRO

ARGUELLES, MANUEL:
Llamado “El Español” por los vecinos de la zona más occidental de Ciudad Nueva. Conserva la propiedad del supermercado que lleva su nombre y ha prosperado desde entonces.

BATLLE NICOLÁS, JOSÉ:
Llegó a ser ministro durante el régimen de facto del Triunvirato, unos años después. Vive dedicado a negocios privados.

BELLO ANDINO, RAFAEL:
Se mantuvo al lado de Balaguer en los años duros del exilio, en los buenos del poder, entre 1966 y 1978 y más tarde en los de oposición. Tras la vuelta al gobierno en 1986, Bello fue designado Secretario de Estado de la Presidencia. Sigue siendo uno de los colaboradores más íntimos de Balaguer.

CARRASCO, ÁNGEL:
Vio realizadon su sueño de radicarse en Estados Unidos. Reside en Chicago. Es hijo de Lidia, la señora de la calle Ravelo, a quien el temblor de la mañana del domingo 7 de enero sorprendió comprando víveres en un colmado de la esquina de su casa.

CHEVALIER, CLAUDIO:
Periodista profesional, era ya en aquellos días un excelente locutor. Su programa de música clásica contribuyó a mejorar la calidad de la radio nacional y a educar el gusto de los dominicanos por las obras de los grandes maestros. Ha laborado desde entonces en la mayor parte de los medios periodísticos dominicanos, con un buen nivel profesional.

DALMAU, FREDDY:
Apodado “El Capitán” por sus compañeros de trabajo, laboró en El Caribe durante muchos años hasta su muerte. Uno de sus hijos se hizo periodista.

DÍAZ, POLIBIO:
Fue después una de las figuras públicas más importantes. En el gobierno de los 12 años que encabezara Balaguer entre 1966 y 1978, ocupó altas posiciones en el Palacio Nacional, como una de las personas más allegadas al Presidente. Se le estimaba como uno de los abogados más diestros de la Nación. Murió el 30 de noviembre de 1978, a la edad de 71 años.

GUZMÁN, LEANDRO:
Ingeniero de profesión, redujo con los años sus actividades políticas. Es hoy un próspero hombre de negocios.

DE PEÑA, MARÍA DE LOS ÁNGELES:
Esposa de un oficial de Policía. En la tarde del tiroteo en el Parque Independencia, dio a luz una niña en el hospital militar. Se hizo laboratorista y aún permanece casada con cuatro hijos, la mayor de los cuales, ha procreado ya dos niños.

PEÑA, GUSTAVO A.:
Ex campeón nacional de ajedrez e instructor de esa disciplina en las Fuerzas Armadas. Ha representado al país en numerosas competiciones internacionales en el extranjero. Se le considera todavía como un jugador muy fuerte.

MEDINA, JOSE ANTONIO:
Es hoy un empresario en el ramo de exportación de víveres, que viaja frecuentemente a Estados Unidos. Una de sus aficiones es la colección de pequeños radios como aquel que se le destruyó al caer durante el tiroteo del parque Independencia.

NANDO:
Pulpero de la calle Francisco J. Peynado con José Gabriel García, muy querido en el barrio. A su muerte, la propiedad del negocio permaneció en poder de su esposa, que atendía detrás del mostrador junto a él en esos días.

MARTÍNEZ, JULIO CÉSAR:
Uno de los periodistas más versátiles de su época. Fundó después la revista Renovación, de buena presentación y excelente contenido informativo. Como hermano de Dolores, la esposa del general Rodríguez Echavarría, tenía mucho acceso a éste y actuaba como su asesor en cuestiones civiles. Murió años después.

MCKINNEY, EMILIO:
Abogado y periodista, es miembro todavía de la redacción de El Caribe, como encargado de hacer los títulos.

MOLINA MORILLO, RAFAEL:
Fundó el periódico El Nacional y la revista Ahora, que se convirtió esta última en la más importante en su época, la cual dirigió hasta que vendiera sus acciones al empresario José Corripio (Pepín) –de origen español-, uno de los hombres más ricos del país. Durante el gobierno de Antonio Guzmán (1978-82) fue embajador en Washington. Vive de sus negocios privados.

PÉREZ GUILLÉN, JUAN:
Alcanzó el rango de general de brigada y el puesto de jefe de Estado Mayor del Ejército en el período 1966-78, encabezado por Balaguer. Murió poco después de ser colocado en retiro.

QUIROZ PÉREZ, RAFAEL:
Capitán en los días que tuvieron lugar los acontecimientos narrados en este libro, ascendió al grado de coronel con el cual pasó a retiro, tras su participación en la Revolución de abril de 1965.

RODRÍGUEZ DE CARRASCO, LIDIA:
La vecina de la calle Ravelo, madre de Ángel, quien vive todavía en un sector residencial de clase media baja en la zona norte de la ciudad, próximo a la calle Ortega y Gasset.

RODRÍGUEZ DEMORIZI, EMILIO:
Historiador, llegó a publicar más de 100 libros. A la hora de su muerte en 1984 ocupaba el cargo de presidente del Ayuntamiento del Distrito Nacional, que comprende la ciudad de Santo Domingo.

RODRÍGUEZ REYES, MIGUEL:
Oficial de carrera, murió trágicamente en diciembre de 1962 durante los incidentes que tuvieron lugar en Palma Sola, donde habíase expandido el culto a Papa Liborio. Uno de sus hijos, Rafael Rodríguez Landestoy, llegó a ser general y jefe del Ejército durante el cuatrenio 1982-86.

RODRÍGUEZ SÁNCHEZ, CARMEN:
Una de las manifestantes del Parque Independencia. Estudiante de contabilidad en la época es hoy una profesional del ramo.

SÁNCHEZ FERNÁNDEZ, JOSÉ ANÍBAL:
Siguió fiel a la Unión Cívica Nacional hasta mucho después de ser convertida en un partido político. Retirado de actividades políticas vive rodeado del afecto de sus familiares y amigos.

SILFA, NICOLÁS:
Renunció al PRD y llegó a ocupar altas posiciones en la administración de Balaguer (1986-78). Está virtualmente alejado de la vida política.

SESSEN, VLADIMIR:
Puesto en retiro después de los sucesos de enero de 1962 se radicó en Miami, donde murió años después.

TAVÁREZ, JOSÉ AMÉRICO:
Estudió medicina en España, pero no llegó a graduarse sino más tarde en Santo Domingo. Era un aficionado a la guitarra, admirador de Segovia. Murió mucho después. Su familia aún reside en la José Gabriel García, al lado del colmado de Nando.
TEJADA, ARCADIO:
Fue un activista revolucionario durante algún tiempo, participando en un “comando constitucionalista” en la revuelta de abril de 1965 que trató de reponer a Bosch en la Presidencia. Desilusionado del comunismo tras un viaje a Cuba, en 1967, se entregó a los negocios privados. Es accionista de una financiera y posee una finca ganadera.

TONY:
Mejor conocido por “El Cuervo” entre los vecinos de Ciudad Nueva, en las cercanías del parque Eugenio María de Hostos. Fue amigo de infancia del autor y vive aún en el vecindario.

VALENZUELA MOREJA, OJEDA (Campeche):
Ha sido uno de los asistentes militares más cercanos a Balaguer desde 1962. Alcanzó el rango de Coronel y se le pasó a retiro, pero fue reactivado tras el retorno de su líder al poder en 1986, con el mismo rango.

VÁSQUEZ, CLAUDIO:
Se hizo médico en España y luego vivió en Estados Unidos donde perfeccionó su preparación. Ejerce en este último y viene al país periódicamente a visitar a su madre y hermanas. Fue compañero de estudios del autor, en los primeros grados de secundaria.
VERAS, ANDRÉS:
De telefonista de El Caribe pasó al departamento de fotografía. Es hoy un excelente reportero gráfico de otro diario.

3
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE
SANTO DOMINGO

Fundada el 28 de octubre de 1538
Santo Domingo, Rep. Dom.

CONSEJO PROVISIONAL UNIVERSIGTARIO
RESOLUCIÓN NO. 4

El Consejo Provisional Universitario:

Fiel al espíritu de justicia que debe caracterizar todo organismo auténticamente democrático consciente de la fuerza que emana de su autonomía y Co-Gobierno y;
CONSIDERANDO: que el Dr. Joaquín Balaguer fue y es negligente en hacer caer el peso de la justicia sobre los asesinos y torturadores de los estudiantes y profesores masacrados después del 30 de mayo;
CONSIDERANDO: que el Dr. Joaquín Balaguer fue un tenaz opositor a la Autonomía Universitaria, materializándose dicha oposición con el nombramiento e imposición de autoridades que fueron repudiadas por la familia universitaria;
CONSIDERANDO: que fue el Dr. Joaquín Balaguer quien justificó y felicitó en su discurso de fecha 23 de octubre del año mil novecientos sesenta y uno al sector minoritario de las Fuerzas Armadas que perpetró la masacre de los valientes estudiantes de la calle Espaillat;
CONSIDERANDO: que tal actitud no es compatible con la condición e investidura de un profesor universitario;

R E S U E L V E
Suspender como Profesor de la Universidad Autónoma de Santo Domingo al Dr. Joaquín Balaguer.
DADA en Santo Domingo, Distrito Nacional, Capital de la República Dominicana, a los diez días del mes de enero del año mil novecientos sesenta y dos.
POR EL CONSEJO PROVISIONAL UNIVERSITARIO
Dr. Julio César Castaños Espaillat, Rector Interino; Dr. René Augusto Puig Bentz; Dr. Froilán J. R. Tavárez hijo; Antonio E. Isa Conde; Asdrúbal Domínguez.

4

TEXTOS DE LAS RESOLUCIONES
DE LA OEA

La Sexta Reunión de Consulta se celebró en San José, Costa Rica, del 16 al 21 de agosto de 1960.
Al iniciarse la Reunión, se sometió a la misma el Informe de la Comisión Investigadora que había sido designada por el Consejo de la Organización al constituirse y actuar provisionalmente como Órgano de Consulta de Acuerdo con el artículo 12 del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca.  Previamente, el Informe había sido transmitido a los señores Representantes en el Consejo y, por su conducto, a los gobiernos.  El informe de la Comisión Investigadora se transcribe como Anexo a la presente solicitud.
Después de considerar el Informe mencionado, presentado por la Comisión Investigadora, y de un extenso debate en torno al mismo, en el que intervinieron las Partes interesadas y los demás Representantes en la Reunión, se aprobó la siguiente Resolución:

RESOLUCION 1
La Sexta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores para servir de Órgano de Consulta en aplicación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, habiendo tomado conocimiento del Informe de la Comisión Investigadora nombrada en cumplimiento de lo dispuesto en el punto dispositivo 3 de la Resolución aprobada por el Consejo de la Organización de los Estados Americanos el 8 de julio de 1960, y

CONSIDERANDO:
Que la Carta de la Organización de los Estados Americanos consagra el principio de que el orden internacional está esencialmente constituido por el respeto a la personalidad, soberanía e independencia de los Estados y por el fiel cumplimiento de las obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuentes del derecho internacional;
Que en el incidente denunciado por el Gobierno de Venezuela ante la Comisión Interamericana de Paz el 25 de noviembre de 1959, dicho órgano del sistema interamericano llegó a la conclusión de que “los arreglos necesarios para realizar el vuelo de Ciudad Trujillo a Aruba –proyectado con el fin de lanzar hojas sueltas sobre una ciudad venezolana- y para embarcar esos volantes en Ciudad Trujillo, no pudieron haberse llevado a cabo sin la connivencia de las autoridades dominicanas”;
Que la Comisión del Consejo de la Organización de los Estados Americanos constituido provisionalmente en Órgano de Consulta que tuvo a su cargo la investigación de los hechos denunciados por el Gobierno de la República de Venezuela, llegó a la conclusión de que el Gobierno de la República Dominicana expidió pasaportes diplomáticos para que fueran utilizados por venezolanos que participaron en el levantamiento militar que tuvo lugar en abril de 1960 en San Cristóbal, Venezuela;
Que la Comisión del Consejo de la Organización de los Estados Americanos constituido provisionalmente en Órgano de Consulta que tuvo a su cargo la investigación de los hechos denunciados por el Gobierno de la República de Venezuela, llegó asimismo a las conclusiones de que:
“1) El atentado contra la vida del señor Presidente de Venezuela, perpetrado el 24 de junio de 1960, fue un episodio de un complot para derrocar al Gobierno de dicho país.
2) Los implicados en el atentado y complot de referencia recibieron apoyo moral y ayuda material de altos funcionarios del Gobierno de la República Dominicana.
3) Dicha ayuda consistió, principalmente, en brindar a los implicados facilidades para viajar y para ingresar y residir en territorio dominicano en relación con sus planes subversivos; en haber facilitado los dos viajes del avión de matrícula venezolana hacia y desde la Base Aérea Militar de San Isidro, República Dominicana; en proveer armas para el golpe contra el gobierno de Venezuela y el dispositivo electrónico y la bomba que utilizaron en el atentado; así como en haber adiestrado en el funcionamiento del dispositivo electrónico de dicha bomba, a quien lo hizo explotar y demostrado a éste la fuerza destructiva de la misma”;
Que los hechos antes relatados constituyen actos de intervención y agresión contra la República de Venezuela, que afectan la soberanía de dicho Estado y ponen en peligro la paz de América, y
Que en el caso presente se justifica la acción colectiva en los términos del Artículo 19 de la Carta de la Organización de los Estados Americanos:

RESUELVE:
Condenar enérgicamente la participación del Gobierno de la República Dominicana en los actos de agresión e intervención contra el Estado de Venezuela que culminaron en el atentado contra la vida del Presidente de dicho país y, en consecuencia,
De conformidad con lo dispuesto en los Artículos 6 y 8 del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca,
ACUERDA:
1 Aplicar las siguientes medidas:
a) Ruptura de relaciones diplomáticas de todos los Estados Miembros con la República Dominicana.
b) Interrupción parcial de relaciones económicas de todos los Estados Miembros con la República Dominicana, comenzando por la suspensión inmediata del comercio de armas e implementos de guerra de toda clase. El Consejo de la Organización de los Estados Americanos estudiará, según las circunstancias y con la debida consideración de las limitaciones constitucionales o legales de todos y cada uno de los Estados Miembros la posibilidad y conveniencia de extender la suspensión del comercio con la República Dominicana a otros artículos.
2 Facultar al Secretario General de la Organización de los Estados Americanos para transmitir al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas información completa sobre las medidas acordadas en la presente Resolución 1:
1 De acuerdo con lo dispuesto en el Artículo 18 del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, en la votación de la Resolución 1 no participaron Venezuela y la República Dominicana por ser partes interesadas.

Para los efectos de cumplir con el mandato que le confirió la Sexta Reunión de Consulta, en su Resolución I, incisos 1 y 2, el Consejo de la Organización designó, en su sesión del 21 de septiembre de 1960, una Comisión Especial.  Dicha Comisión sometió su primer informe al Consejo de la organización en la sesión celebrada el 21 de diciembre de 1960 junto con un proyecto de resolución.  A sugestión de algunas Delegaciones se aplazó la votación de la Resolución indicada hasta la sesión del 4 de enero de 19561.  El texto de la Resolución aprobada por el Consejo en dicha sesión del 4 de enero figura en el primer Informe de la Comisión Especial que se transcribe a continuación:

PRIMER INFORME DE LA COMISION ESPECIAL PARA DAR

CUMPLIMIENTO AL MANDATO RECIBIDO POR EL
CONSEJO DE ACUERDO CON LA RESOLUCIÓN
I DE LA SEXTA REUNIÓN DE CONSULTA DE
MINISTROS DE RELACIONES EXTERIORES

En la sesión celebrada el 21 de septiembre de 1960 el Consejo de la Organización encomendó a esa Comisión Especial la Resolución I de la Sexta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, cuyos numerales 1 y 2 expresan lo siguiente:

“1. Aplicar las siguientes medidas:
a) Ruptura de relaciones diplomáticas de los Estados Miembros con la República Dominicana;
b) Interrupción parcial de relaciones económicas de todos los Estados Miembros con la República Dominicana, comenzando por la suspensión inmediata del comercio de armas e implementos de guerra de toda clase. El Consejo de la Organización de los Estados Americanos estudiará, según las circunstancias y con la debida consideración de las limitaciones constitucionales o legales de todos y cada uno de los Estados Miembros la posibilidad y conveniencia de extender la suspensión del comercio con la República Dominicana a otros artículos.

  1. Facultar al Consejo de la Organización de los Estados Americanos para que, mediante el voto afirmativo de los dos tercios, deje sin efecto las medidas adoptadas en la presente Resolución, desde el momento en que el Gobierno de la República Dominicana haya dejado de constituir un peligro para la paz y seguridad del Continente”.
    La Comisión ha considerado con el detenimiento que la importancia de su cometido requiere, la situación de la República Dominicana a partir de la Sexta Reunión de Consulta y los diversos aspectos del comercio exterior de dicho país. Sobre esta última materia la Secretaría General preparó un documento informativo para el uso de la Comisión.
    Como resultado de sus deliberaciones y estudio la Comisión ha llegado a la conclusión de que no se ha producido ningún cambio en la actitud del Gobierno de la República Dominicana hacia los principios fundamentales del sistema interamericano. En consecuencia, la Comisión considera que no se justificaría dejar sin efecto las medidas que adoptó el Órgano de Consulta y que es conveniente extender la suspensión del comercio a los siguientes artículos:
    a) Petróleo y productos derivados del petróleo
    b) Camiones y piezas de repuesto
    Los miembros de la Comisión se han cerciorado con sus respectivos Gobiernos de que no existe para ellos ningún impedimento legal para extender la suspensión del comercio con la República Dominicana a determinados artículos adicionales a los que específicamente se indican en la Resolución del Órgano de Consulta, o sea, armas e implementos de guerra de toda clase.
    Algunos miembros de la Comisión expusieron el criterio de que resulta indispensable hacer constar en el presente Informe que las resoluciones que adopte el Consejo en cumplimiento de la citada Resolución I de la Sexta Reunión de Consulta en ningún caso imponen obligación jurídica alguna a los Estados Miembros, sino que deben considerarse como recomendaciones a los mismos.
    La Delegación del Brasil dejó constancia de que no ha dado su aprobación al presente Informe por las razones que constan en la opinión disidente que se adjunta.
    La Comisión seguirá atenta a las circunstancias para considerar y someter al Consejo, siempre dentro del espíritu y de los propósitos de la Resolución I las recomendaciones que dichas circunstancias aconsejen.
    En vista de las consideraciones expuestas, la Comisión Especial tiene el honor de someter al Consejo el siguiente proyecto de Resolución:
    1 Este proyecto de Resolución fue aprobado por el Consejo, sin modificaciones, en la sesión celebrada el 4 de enero de 1961.

EL CONSEJO DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS
ESTADOS AMERICANOS

ATENTO a los términos del párrafo 1 (b) de la Resolución I de la Sexta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, y
VISTO el Primer Informe de la Comisión Especial para dar cumplimiento a la mencionada Resolución:
RESUELVE:

  1. Que es posible y conveniente que los Estados Miembros de la organización signatarios del Acta Final de la Sexta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores extiendan la suspensión de su comercio con la República Dominicana a las exportaciones de los siguientes artículos:
    a. Petróleo y productos derivados del petróleo
    b. Camiones y piezas de repuesto
  2. Solicitar de los mencionados Estados Miembros que, en relación con el párrafo anterior, tomen medidas para evitar que desde sus territorios se reexporten los citados artículos a la República Dominicana.
  3. Solicitar a los Gobiernos de los Estados Miembros que comuniquen al Presidente del Consejo de la Organización las medidas que tomen con respecto a la presente Resolución, a fin de mantener informado sobre el particular al propio Consejo y al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.
    19 de diciembre de 1960

Augusto Guillermo Arango
Embajador, Representante de Panamá
Presidente de la Comisión

Celso Dávila
Embajador, Representante de Honduras
Vicepresidente de la Comisión

Vicente Sánchez Gavito
Embajador, Representante de México

Teodoro W. Bonsal
Representante de los Estados Unidos

Aluysio Guedes Regis Bittencourt
Representante del Brasil
(Voto disidente anexo)

Fausto Soto
Representante de Chile

VOTO DISIDENTE DEL BRASIL

En referencia al Primer Informe de la Comisión Especial del Consejo para dar cumplimiento a lo dispuesto en la Resolución I de la Sexta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores y al proyecto de resolución que lo acompaña, documentos ambos aprobados por la mencionada Comisión, la Delegación del Brasil desea hacer constar, de manera clara y precisa, su posición en el particular, base de su voto disidente:

1) La verdadera solución para casos como el presente no estriba en la aplicación progresiva de medidas coercitivas, sino, en un plano más elevado, constructivo y de largo alcance, en una sanción moral, en un trabajo persuasivo que, sin perjuicio de la solidaridad interamericana, preserven la unidad del sistema y promuevan gradualmente la integración del país al régimen democrático. Este fue el principio que guió a la Delegación del Brasil en Costa Rica y que quedó bien expresado en las palabras del Canciller Horacio Lafer cuando dijo que la censura impuesta entonces a un miembro de la familia americana no impedía esperar que volviera en breve a integrarse a la comunidad democrática del Hemisferio, y cuando prometió que el Brasil persistiría en su alto propósito de favorecer la unidad continental, dentro del régimen democrático, por medio de un trabajo de persuasión y de conciliación.
2) Las sanciones aplicadas por la Sexta Reunión de Consulta, ya de por sí fuertes y graves, tuvieron por causa y finalidad no la condenación del régimen interno de un país, lo que lesionaría el principio de no intervención, piedra angular del sistema norteamericano, sino actos de agresión e intervención perfectamente caracterizados y debidamente comprobados, a base de una investigación efectuada in loco por una comisión designada especialmente por el Consejo. Esto quedó bien claro en el propio texto de la Resolución I de Costa Rica, en la cual se resolvió: “Condenar enérgicamente la participación del Gobierno de la República Dominicana en los actos de agresión e intervención contra el Estado de Venezuela que culminaron en el atentado contra la vida del Presidente de dicho país”.
3) Venezuela presentó últimamente al Consejo y a la Comisión de Paz nuevas denuncias de agresión e intervención contra la República Dominicana, denuncias que se encuentran en consideración y estudio sin que, hasta el momento, ninguno de los citados órganos haya emitido opinión alguna al respecto.
4) Por consiguiente, la Delegación del Brasil entiende que, estando vigentes las medidas establecidas en Costa Rica y, por ello, la censura del Continente contra la República Dominicana, el ampliar ahora las sanciones contra aquel país, a base de denuncias todavía en consideración, es más bien comprometer, a la larga, la unidad y la solidaridad de América y, sobre todo, es provocar de inmediato el empeoramiento de una situación que puede tomar rumbos imprevistos.
5) En caso de que hoy estuviesen comprobados sin lugar a dudas nuevos actos de agresión o intervención por la República Dominicana, el Brasil apoyaría la ampliación de las sanciones. Sin embargo, tendría al hacerlo la misma preocupación que manifestó en Costa Rica, en lo que respecta a la propia naturaleza de las medidas prescritas, y favorecería sanciones eficaces que afectasen primordialmente al gobierno inculpado pero que no perjudicaran en forma directa al pueblo del país.
6) En el caso presente, el Brasil es del parecer que, además de ser precipitada la decisión las sanciones que se recomiendan ahora son inadecuadas porque, tratándose de importaciones de petróleo y sus derivados, de camiones y piezas de repuesto, afectarían directa y principalmente al pueblo dominicano, en cuanto a sus necesidades básicas de transporte, abastecimiento y energía termoeléctrica. Sin embargo, como es posible recurrir a suministros de otra procedencia, las medidas que se consideran no son ya sólo ineficaces sino también, contraproducentes: sin tener efectos prácticos que puedan preverse, contribuirían únicamente a la agravación política en perjuicio de la solidaridad continental.
Washington, 19 de diciembre de 1960

El 5 de junio de 1961, la Comisión Especial, arriba mencionada, decidió enviar una Subcomisión a la República Dominicana con el objeto de que observara la situación existente en ese país y le suministrara todos los datos que le permitieran determinar si el Gobierno de la República Dominicana había dejado o no de constituir un peligro para la paz y seguridad del Continente y, en consecuencia, si procedía levantar, mantener o extender las medidas adoptadas de acuerdo con la Resolución I de la Sexta Reunión de Consulta.  Dicha Subcomisión visitó la República Dominicana del 7 al 15 de junio de 1961.  Posteriormente visitaron la República Dominicana otras dos Subcomisiones: una del 12 de septiembre al 1ro. de octubre y otra del 21 al 26 de noviembre del mismo año.
Las dos primeras visitas de la Subcomisión fueron realizadas a invitación del Gobierno de la República Dominicana y la tercera con la anuencia de dicho Gobierno.
En las conclusiones formuladas en su Tercer Informe, la Subcomisión señaló que había examinado la última situación surgida en la República Dominicana en todo su significado y trascendencia y, fundada en ella, estimó “que procede el reconocimiento objetivo de que el Gobierno de la República Dominicana ha dejado de constituir un peligro para la paz y la seguridad de América, a la luz de las circunstancias específicas que determinaron la aplicación de las medidas impuestas al Gobierno dominicano por la Sexta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores y que, en consecuencia, por altas razones de justicia, el Consejo de la Organización, en ejercicio de la facultad que le otorgó la Sexta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, en el párrafo 2 de su Resolución 1, debería proceder a dejar sin efecto las medidas impuestas al Gobierno dominicano en el párrafo 1 de la misma Resolución, de la Organización de los Estados Americanos, en sesión del 4 de enero de 1961”.
La Comisión compartió las conclusiones a que había llegado la Subcomisión en su Tercer Informe y las elevó a la consideración del Consejo de la Organización en la sesión del 4 de enero de 1962.
En esa sesión el Consejo aprobó la siguiente Resolución:

EL CONSEJO DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS
ESTADOS AMERICANOS

VISTOS el Segundo y Tercer Informes de la Subcomisión de la Comisión Especial para Dar Cumplimiento al Mandato Recibido por el Consejo de Acuerdo con la Resolución I de la Sexta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores (Docs. CE/RC, VI-10 y CE/RC VI-22) y el Informe (Doc. C-i-577, Rev. 3) que sobre aquellos documentos ha presentado dicha Comisión Especial;
CONSIDERANDO que el Gobierno de la República Dominicana ha dejado de constituir un peligro para la paz y la seguridad del Continente y, en consecuencia,
De conformidad con la facultad otorgada al Consejo en el párrafo 2 de la parte dispositiva de la misma Resolución,
RESUELVE:

  1. Dejar sin efecto las medidas acordadas por la Sexta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores en las letras a) y b9 del párrafo 1 de la parte dispositiva de la propia Resolución (Doc. OEA/Ser. C/II.6) y la Resolución del Consejo de la Organización de los Estados Americanos del 4 de enero de 1961 (Doc. C-i-497, Rev.).
  2. Encomendar al Secretario General de la Organización de los Estados Americanos que transmita al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el texto de la presente Resolución. (#)
    (#) Tratados interamericanos de asistencia Recíproca. Aplicación (Volumen II-1960-1972) Secretaría General, Organización de los Estados Americanos, Washington, D.C. 1973.

NOTA BIBLIOGRÁFICA

La bibliografía sobre la etapa histórica que abarca este volumen es prácticamente inexistente. El autor recomienda la lectura de los libros siguientes, para una mayor comprensión de los períodos inmediatamente anteriores y posteriores a los acontecimientos que dieron origen a los hechos de enero de 1962.
BALAGUER, Joaquín. “Entre la Sangre del 30 de Mayo y la del 24 de Abril”. Colección Discursos, Tomo VIII, Santo Domingo 1983, impreso en Barcelona, España.
BOSCH, Juan. “Crisis de la Democracia de América en la República Dominicana”. Centro de Estudios y Documentación Sociales, A.C. México, D.F., México.
CASSA, Roberto. “Historia Social y Económica de la República Dominicana, Tomo II, Editora Alfa y Omega, Santo Domingo, R.D.
CRASSWELLER, Roberto D. “Trujillo: La Trágica Aventura del Poder Personal”. Editorial Bruguera, S.A. Barcelona, España, 1968.
DE LA CRUZ, Hermosilla Emilio. “La Noche de Trujillo”, Editorial Planeta, S.A. Barcelona, España, 1980.
DIEDERICH, Bernard. “Trujillo: La Muerte del Dictador, Editora Cultural Dominicana, S.A., Santo Domingo.
FERNÁNDEZ, Arlette. “Coronel Fernández Domínguez”. Fundador del Movimiento Constitucionalista”. Editora Alfa y Omega, Mayo 1980-
JAVIER, Manuel de Jesús. “Mis 20 años en el Palacio Nacional”. Editora Taller, Santo Domingo, R.D.
MARTIN, John Bartlow. “El Destino Dominicano”. Editora de Santo Domingo, S.A. Santo Domingo, R.D. impreso en Barcelona-Manuel Pareja.
MIOLÁN, Ángel. “Páginas Dispersas”. Editorial Librería Dominicana, Santo Domingo, R.D. 1970.
PAULINO hijo, Aliro. “Balaguer el hombre del destino”. Ediciones Mundo Diplomático Internacional, Santo Domingo, 1986.
SCHLESINGER, Jr. Arthur M. “A Thousand Days” (Los Mil Días) Fawcett Publications, Inc. 1967.
SILFA, Nicolás. “Guerra, Traición y Exilio”. Barcelona, España.
SLATER, Jerome. “La Intervención Americana”. Editora de Santo Domingo, S.A. 1976, impreso en Barcelona, España.

Esta edición de 1,000 ejemplares de ENERO DE 1962 ¡EL DESPERTAR DOMINICANO!, se terminó de imprimir en los talleres gráficos de MOGRAF, S.A., en el mes de julio de 1988.
Santo Domingo, República Dominicana

MIGUEL GUERRERO:
Nació en Barahona, República Dominicana, el 29 de septiembre de 1945. Periodista profesional de largo ejercicio, ha laborado en diferentes medios nacionales e internacionales. Autor por muchos años de una columna diaria en el matutino El Caribe, de Santo Domingo, ha escrito también artículos de opinión para diarios extranjeros, como El Mundo (San Juan, Puerto Rico) y el Miami Herald (español).

Ha publicado: “En la tierra prometida” (1979), una recopilación de artículos e impresiones sobre Israel y “La generación de mis padres “ (1979), que recoge una parte de su producción periodística sobre los más diversos temas.



Source link